logo compartoideas.com

Tu comunidad de conocimiento en internet [Versión BETA]


Podar raíces en el trasplante.


Cuando el ejemplar ha alcanzado la dimensión deseada, especialmente si se cultiva en tiesto, una manera de impedir Que se siga desarrollando es podar las raíces en el momento del trasplante. Podar las raíces para limitar el desarrollo de una planta es una operación que debe llevarse a cabo durante el período de reposo para evitarle sufrimiento; esto es, desde finales del otoño al invierno, o durante la estación seca en el caso de los climas suaves. Si se tiene que practicar en otra época del año es conveniente dejar el cepellón más grande:

- En todos los casos se debe procurar que el cepellón no se abra ni se desmorone.

- Las raíces muy largas y dañadas deben ser eliminadas.

- Un sustrato específico para trasplantes procurará a la planta los nutrientes y hormonas de enraizamiento que la ayudara a arraigar con mayor éxito.

Extraer la planta del tiesto. Podar las raíces que salen por los agujeros de drenaje y sumergir la planta enagua unos minutos (sin pasarse, porque pesará más y podría romperse el cepellón) para que sea más fácil extraerla de la maceta. En algunos casos será necesario romper el tiesto.

Reducir el cepellón. Con la ayuda de un cuchillo afilado unas tijeras de podar se puede rebajar el cepellón. Conviene desenredar las raíces y cortarlas.

Máximo un tercio. El volumen del cepellón puede reducirse a dos tercios del tamaño inicial. A renglón seguido se debe proceder como en cualquier trasplante.


Categoría Mundo natural

Creado por mundo_natura

Volver a las ideas en la categoría de Mundo natural

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Puedes ser tú el primero.

Para comentar debes estar registrado